Porto Flavia, una maravilla de ingeniería minera en un paisaje asombroso

Porto Flavia es uno de esos milagros hechos por la mano del hombre. Se ubica en el montañoso municipio italiano de Iglesias, en la costa suroeste de Cerdeña.  Un centro minero, excavado manualmente unos 600 metros montaña adentro .  Este impresionante puerto marítimo es, sin duda, uno de los sitios arqueológicos industriales más importantes del mundo.

En la costa oeste de Cerdeña, la segunda isla más grande del mar Mediterráneo, vemos una pequeña abertura en la pared de roca de los acantilados de piedra caliza sobre el mar,  es la boca de una mina que por decenas de años extrajo   minerales de zinc y plomo. Los minerales eran llevados por cintas transportadoras, a través de un tunel de 600 metros de largo  hasta el final, desde donde un brazo mecánico cargaba el mineral directamente en los barcos que esperaban.

El ingenioso puerto fue construido en 1924 por el ingeniero Cesare Vecelli

Antes de que se construyera el puerto, la producción de estas minas estaba en su mejor momento, pero la eficiencia estaba frenada por un problema grave. En ese momento, transportar el mineral de zinc y plomo desde las minas al puerto más cercano era un proceso largo y costoso. Los marineros tenían que venir en pequeños botes desde el puerto de la isla en Carloforte, a unas 15 millas al sur/30 km.  Una vez que llegaban a las playas cerca de Masua, cargaban sus botes con el mineral antes de regresar a Carloforte.

porto flavia cerdeña sardegna mina asombroso acantilado

El viaje de regreso era lento y peligroso. Cargados de mineral, los botes pequeños a menudo se hundían, especialmente en condiciones de tormenta. El clima adverso afectaba el flujo de mineral durante semanas y muchas veces llevaba más de un mes cargar completamente la bodega de un barco de vapor que esperaba en Carloforte, que allí quedaba esperando hasta que se pudiera completar una carga y enviarla a las fundiciones en Francia, Bélgica y Alemania. Estas esperas eran largas y costosas, incluso con buen tiempo no se llegaba a lograr una carga completa en menos de siete dias.

porto flavia cerdeña sardegna mina abandonada Porto flavia playa mina abandonada

En busca de una solución a este problema, los propietarios de la operación minera recurrieron al ingeniero italiano Cesare Vecelli, quien comenzó a inspeccionar la costa cerca de Masua, y encontró el lugar perfecto en lo alto de los acantilados frente a las rocas de Pan di Zucchero. Su ubicación elegida fue un acantilado alto y desigual que sobresale del mar, es probable que algunas personas hayan pensado que el lugar no era el mas adecuado, pero el ingeniero sabía que allí  el mar era lo suficientemente profundo como para dejar navegar a los grandes barcos a vapor,  y estaba bien protegido del viento y las olas para permitir un amarre seguro, mientras que el mineral se cargaría directamente desde los acantilados.

El trabajo comenzó en 1923, con un equipo de mineros expertos y escavadores traídos para el peligroso proyecto de construcción. A pedido de la compañía minera, el ingeniero Vecelli también agregó algunos detalles puramente estéticos, incluyendo una torre de concreto, una puerta arqueada y ventanas arqueadas, lo que le da al puerto una cierta elegancia histórica falsa.

Entonces fue que en 1924, cuando este magnífico proyecto estuvo terminado,  logró reducir significativamente el tiempo y los costes asociados con la extracción de minerales a bordo de buques debido a la difícil ubicación de las minas. En muy poco tiempo, se construyeron dos galerías de montaña paralelas y superpuestas, en las que se colocaron 9 silos para almacenar materiales equipados con una cinta transportadora extraíble para descargar minerales en los barcos. Fue un puerto de funcionalidad extraordinaria e innovadora, cuidadosamente estudiado por empresas de ingeniería de todo el mundo..

Asi fue que se redujo los costos de producción de mineral hasta en un 70 por ciento, y esto permitió a la compañia minera Vieille Montagne ganar una fuerte participación de mercado en poco tiempo. La construcción de Porto Flavia se amortizó en menos de dos años y se consideró una maravilla técnica en el negocio minero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los propietarios de la mina quedaron encantados con el trabajo del ingeniero Vecelli,  y en reconocimiento de su logro, permitieron que Vecelli nombrara el puerto. Le dió el nombre de su hija, Flavia, que nació antes en 1924.

 

 

Toda la extracción de minerales de Porto Flavia mermó después de la Segunda Guerra Mundial, y finalmente la mina se cerró en la década de 1990, y la propiedad del sitio pasó a IGEA SpA, una empresa pública que se especializa en la restauración y preservación de antiguas plantas mineras.

Hoy en día, Porto Flavia sigue siendo un lugar destacado con una impresionante vista de la montaña de Pan di Zucchero. Además, Cerdeña está en la lista de lugares con el agua más limpia, por lo que la increíble belleza de los colores del mar es otro atractivo más para visitar este lugar.

Porto flavia oceano azul mina Porto flavia paisaje mina

 

 

 

 

 

Este lugar ofrece al mundo una imagen de patrimonio cultural y ecológico de un valor incalculable que no se puede olvidar. Todas las personas interesadas pueden visitar esta mina gracias a la empresa IGEA SpA, que con la ayuda de guías expertos y equipos adecuados que permiten descubrir todos los secretos escondidos en las antiguas galerías.

 

 

Como llegar :

Porto Flavia se encuentra cerca de Nebida, en la comuna de Iglesias del sur de Cerdeña, Italia. Puede llegar siguiendo el camino de tierra  que comienza en la hermosa playa de Masua. Luego de 1,5 km aproximadamente estarás en la entrada de la mina.

Se ingresa sólo con visita guiada (algunos de los guías solían trabajar en el puerto o en las minas cercanas), y se pueden reservar con anticipación desde la oficina de turismo en Iglesias. Las visitas guiadas son cada hora, pero es mejor verificar con anticipación ya que pueden variar según la temporada. La entrada es de € 10 (alrededor de $ 11.30 US).

porto flavia cerdeña sardegna mina abandonada vistas
Porto flavia playa mina noche

Se hace una caminata por las galerías de la mina,  tarda alrededor de una hora: después de caminar durante unos 600 m, de la galería superior se llega a la terraza, con vistas al mar azul de Cerdeña y al Pan di Zucchero que quitan el aliento.

Porto flavia oceano azul mina

 

 

 

Me gusta y comparte este post en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *